camisetas del barcelona baratas

Antoni Gaudí gaudi barcelona architecture Porque Messi nunca debió haber lanzado ese penalti con el que se arrimó al gol que tanto buscaba. Bien pudo el equipo de Javi Gracia haber dejado su tarde a punto de caramelo de no haber negado Ter Stegen el 0-2 a Maxi Gómez. Y Maxi Gómez, que ya había visto cómo Cheryshev protagonizaba uno de los peores remates de su vida, alcanzó el empate definitivo tras interpretar a Gayà y avanzarse a Mingueza. Aún no se confirma si Suárez recibirá el visto bueno para jugar el sábado ante un Valladolid que marcha 17mo dentro de la clasificación de 20 equipos. Que están más contentos que otros, pero nada extraño porque todos quieren jugar. En el campo de fútbol artificial que se ha montado en el Salón del Cómic para acoger la exposición sobre octavo arte y fútbol, colgarán dos cuadros muy especiales: dos dibujos originales que el propio Yoichi Takahashi, el creador de Capitán Tsubasa, regaló y dedicó al Barça cuando visitó Barcelona en 2005 (y después de jugar ‘y perder’ un partido amistoso en La Masia contra técnicos del club, al que también se apuntó el entonces entrenador Frank Rijkaard).

Raúl González Blanco - Wikipedia Otras joyas: los cuadernillos en forma de historieta que se editaban en los años 40 sobre El partido del domingo, dibujos sobre el legendario Kubala, caricaturas de Cesc y la lámina histórica firmada por Tísner cuando se presentó el nuevo y actual himno del Barça (Tísner reprodujo la letra en medio de un Camp Nou a rebosar y esa imagen sirvió de felicitación navideña en el 74). Además, se exponen páginas de la revista satírica Barrabás (donde Antonio Franco y Oscar Nebrera, el padre de Jordi Culé, hicieron sus pinitos), La Codorniz, Mortadelo y Filemón (que se colaron en los mundiales de 1978), Zipi y Zape (que se pasaban el día con una pelota en los pies), Curro Corner, Eric Castel, Pepe El Hincha de Peñarroya, Ronaldinho Gaucho, vídeos de Naranjito, episodios de Campeones. El Atlético fue muy superior desde que Munuera Montero señalase el comienzo del partido. Tampoco él, que acabó cruzando un balón que habría obligado al Atlético a volver a vivir bordeando el precipicio. Pero sin duda, el culé más inesperado es el mago del balón e ídolo de infancia de muchos futbolistas: Oliver Aton, que se dejó seducir por la magia del club y fichó por el Barça (después de años sin publicarse y con la vista puesta en el mundial de Corea-Japón 2002, se reeditaron las aventuras de Tsubasa en Japón).

Otras, simplemente retorcía su ingenio, algo difícil para un futbolista que a los 17 años ya había marcado en la final de un Mundial con dos sombreros. Porque la última temporada del FC Barcelona podría dar para una nueva entrega del manga Capitán Tsubasa (o Campeones en televisión), con momentos estrella como la entrada in extremis (y en tiempo añadido) a la final de la Champions o el mismo personaje de Guardiola, que vuelve al club de su vida. «¿Morirá Hyde en el patíbulo o tendrá suficiente valor para liberarse él mismo en el último momento? Aunque ya no fuera lo mismo. Oliver no sólo lució la camiseta azulgrana, sino que levantó la copa de la Liga en 2005 para ofrecérsela a uno de los mejores equipos de Europa: el Cataluña (como no se pagaron los derechos de cesión de marca, el Barça pasó a llamarse Cataluña, aunque seguro que a Laporta no le importa la concesión).

El alemán, por su parte, mejoró en 2013 sustancialmente su ficha (también lo hizo Sánchez) con su salida del Bernabéu pese a ser una de las estrellas del Real Madrid, aunque siempre un escalón por debajo de Cristiano Ronaldo o Karim Benzema. La Real se marchaba empapada al vestuario. “Queremos devolver a la sociedad un poquito de lo que ésta nos da”, apunta Pedro Suñén, responsable de la Fundación Real Zaragoza, para explicar el porqué de ‘CommuniTree Carbon Program’, una iniciativa comunitaria en la que participa activamente el club maño. Se fue al parón con una balsámica victoria contra el Real Betis (5-2), la única lograda en las últimas cinco jornadas disputadas (2E 2D). Ahora busca continuidad en San Blas-Canillejas. Y con una única cara. Entre Busquets y Dest, con peligrosas pérdidas, y Guedes, amenazante desde el amanecer, pusieron el partido de cara a un Valencia que acabó avanzándose gracias a la estrambótica marca en un córner de Griezmann a Diakhaby.

El equipo italiano se adelantó al cuarto de hora gracias a un genial contraataque culminado por Shevchenko y el Barça se volcó inmediatamente en ataque hasta que Eto’o logró el gol del empate con un punterazo dentro del área. 67′ Otro córner más para el equipo de Simeone. Messi aún no ha marcado desde el córner. También el 1-1 de Messi justo antes del descanso, y la cabriola de Araujo en el 2-1 como aperitivo de un segundo acto aún más trastornado. El danés, en boca de gol, consiguió el segundo tanto barcelonista en el sitio donde los delanteros centros se ganan la vida. Segundo gol del Barcelona, que acaricia el título. Pero el pobre Oliver lo pasó mal: el entrenador Van Saal (apodado en el cómic el gran general, mote que le habría venido bien a Van Gaal) no le hizo chupar banquillo, sino que le mandó directo al Barça B. Pero Oliver Aton siempre se supera y se las ingenió para subir a primera división. Los jugadores se quejaron en la prensa y el presidente les hizo callar. Lo mejoró a los 18. Fueron cuatro las veces que hizo pasar la pelota por encima de las cabezas desquiciadas de sus rivales del Juventus de Brasil antes de anotar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *